<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d1289512801235625583\x26blogName\x3dRoxas+no+Kangae\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://roxasnokangae.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://roxasnokangae.blogspot.com/\x26vt\x3d-9098987926500824602', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

martes, 16 de noviembre de 2010

♥ Un alto en la historia

Yahooo~
¡No me he olvidado de esto!
Es que el capítulo 3 quería escribirlo en principio quien escribe esto conmigo, y esto se ha ido alargando y alargando y alargando...etc. *Sigh* u3u Algún día podré poner por fin la continuación, no hemos dejado la historia a mitad ni nada de eso.

Mieeentras tanto aprovecho y recomiendo este anime:




¡No vale leer reseñas por internet de él! Son muy engañosas y os pueden llevar a ver una versión totalmente diferente a la que vosotros mismos podríais sacar uwu además de que seguramente acabaríais leyendo el spoiler del final porque es lo que más ha impactado entre casi todos *Más sigh*

Anime que debes mirar más allá de lo que se ve a simple vista para comprender la historia en su totalidad, con bastante psicología de por medio, y con unos creadores que juegan mucho contigo para que puedas ver una historia totalmente diferente a la que sucede en realidad. No soy mucho de ver animes donde una de las principales protagonistas tiene las tetas más grandes que mi cabeza y se ven en primeros planos en varias ocasiones, pero este (iba a poner éste hasta que recordé que la RAE ahora quiere ponerlo como falta de ortografía... *Sigh por mil*) vale la pena de ver más allá de las enormes tetas (para varios chicos esto es un incentivo por otra parte~... u3u).

Y aunque yo ya me he visto todos los finales posibles del juego de donde viene el anime por Youtube (incluido el que querían para el anime originalmente *Sob*) creo que voy a buscar el ero-game para jugarlo yo misma. Tengo ganas de crear la historia tal y como debería haber sucedido uwu. Muerteydestrucciónhellyeah! Lalala~ Saludos~ :3

I AM GRUMPY.
13:20

viernes, 28 de mayo de 2010

♥ Dolce Vita: La Amatista Tostada. Capítulo 2.

Holaa~ Siento no haber actulizado esto XD no ha sido por haberme olvidado de él ni nada de eso, es que quería dar tiempo a que se lo leyeran varios ¡Espero que os haya gustado! Lo malo de la skin de este blog que escogí es que no se pueden dejar comentarios uwu por eso me tocó poner el tagbox XD

Bien, he de aclarar o.o que este capítulo que voy a poner ahora no está escrito por mí, está escrito por quien "controla" por así decir, al personaje de Arch,yo manejo a Patrick y su punto de vista, y él el de Arch, nuestras maneras de pensar y escribir son muy diferentes y así se hace más interesante XD su estilo es diferente al mío, no esperéis un capítulo de estructura similar a la mía, aún así, espero que os guste :3

Gracias por leermeee ^^

P.D: Si te vuelvo a ver conectada por MSN, Shizu o.o te lo diré, sino en una semana te mando un mail, pero al saber por fin poner los amigos en el blog, porque con el otro layout no sabía, quise meterme a comentarios para ver el link de tu blog, y no puedoo ;_; ponme por alguna parte tu blog de nuevo y te pongo en la lista porfis XD :3


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

El hermoso rugido de mi tripa cubría el asqueroso “rugido” de las ratas voladoras que anunciaban la tierra cercana.

“Tengo hambre ~” era la única estupidez que se me pasaba por mi sexy cabeza.

- Taylor ~~

-¿Sí, mi Capitán?

-¿Dónde vergas está la panadería más cercana?

-En el puerto de Pandelithia, mi señor.

-¿¡Pandequééé!?… Espera…¿¿¿Pan???¡Ish! ¿Qué esperamos? Apresurémonos entonces~ Ish Ish Ish~

“Es un hermoso día para comer pan, bueno… Todos lo son~”

-¡¡Señor Arch, hemos llegado a Pandeli... Pan… de..!! ¡¡Puerto!!-anunció Taylor.

“No he probao ni una maldita tostada en días... dahhhhhh... si no lo hago luego me voy a morirme.”

Subí mis pantalones, se preguntarán qué hacía sin ellos, allá ustedes. Me puse mi hermoso sombrero y subí a mi erótico perro Rich a mi sexy hombro.

-¡A por ti, Tostada~!

El imbécil de Taylor no me indicó el lugar de la panadería, pero sólo mi hermosa nariz bastó para guiarme, hasta que llegué.

Saqué mi hermoso sable de su funda y me preparé para el atraco.

-¡Arriba las manos!- “Uy, qué sexy me salió eso”, pensé mientras decía aquello.

El panadero aterrado me miraba con una gran cara de idiota, pero… ¿Qué era esto? ¿Alguien se atrevía a no rendirse frente al sexy capitán Arch? ¿O es que acaso tendría un fuerte olor a sobaco y no quería levantar las manos?

- Hey, tú, chico ~ voltéate y hazme caso, desgraciado- le ordené al insolente.

Afortunadamente me hizo caso, también tenia cara de idiota… algo afeminado además con ese cabello largo y su atuendo de…

“¡Esperen!... acá hay algo raro ~ está vestido de una manera muy elegante… Tal vez es… … … ¡Alguien elegante! (Excelente deducción). Debe ser un mini guardia o alguien que acabe con mis planes.”

- Hey, chico ¿Cómo te lla…?

- Pensaba que a todas las chicas les gustaba verse bellas…-me interrumpió. Sonrió de una manera tan inocente que hasta a mí me sonrojó.

-¿Eh?-pregunté.

-Perdón señorita – me dijo cogiéndome la mano-. Ohh…-pareció sorprenderse- ¡Qué ásperas y sucias están! Debió haber viajado mucho, ¿no?-me miró como si con sólo haber tocado mis manos hubiera adivinado ya toda mi vida- ¡Tenga un trozo de pan! –siguió con su coqueta e inocente mirada.

-P-pero ¡¿Qué te crees maldito niño?!-empecé a decir-. Oh…-cambié el tono al ver lo que me ofrecía- un pan, gracias. Ish Ish Ish.

No era tiempo de diálogos sin sentido, incluso el panadero estaba sin entender lo que pasaba.

- Para empezar, jovencito… no soy ninguna chica-aclaré.

-O eso o alguien te ha deseado un mal horrible para tener esa voz –comentó el mocoso, mirándome… ¡¿¿Con pena??!- ¡Y mírate qué sucio estas, una ducha no te haría mal tampoco!-volvió a taparse la nariz- Ni siento el olor del pan. ¿¿Y qué haces aquí??-preguntó con el mismo tono como si nunca hubiera cambiado de tema.

Nunca antes había tenido tantas ganas de hacerle un enema a alguien con una espada…Me daba que no se estaba enterando de nada.

-Errr… soy… ehmm… Pir… ¡Panadero! Sí… eso. (¿¡¡¡Pero por qué diablos debo explicarle esto a un crío!!!? Vaya atraco.)

Sexymente me dirigía a llevarme el pan cuando la rata rubia abrió su bocaza de nuevo.

-¿Y por qué entras con un sable…?

“Para cortarte el…”

Al parecer el chico no se enteraba de nada, pero qué más daba… Bah~ no podía permitir que se armara un escándalo, esto me pasaba por no comer tostadas… Si lo hubiera hecho tendría energías para no perder el tiempo con un mocoso como éste. Aun así… este chico tenía algo… ¿Raro?

Por alguna extraña razón su presencia llenaba de una grata armonía este feo ambiente

- Es un saludo de nosotros los panaderos, incluye un hermoso baile además.

-¿¿Baile??-preguntó de pronto emocionado, mirándonos a ambos como esperando a que empezáramos.

(¿¡Por qué simplemente no le dije que era para cortar pan!?)

-Ehhh, sí~ -apunté al panadero con el sable- B-A-I-L-A- le ordené entre dientes.

No me hizo ni caso.

-Bueno~ creo que es hora de marcharse –le froté la cabeza al pequeño- ¡El barco espera! Para...repartir pan~. Fue un gusto pequeñín y, ¡Adiós colega! –me dirigí al pobre anciano.

-¡Sí! ¡Vámonos!- siguió mis palabras el niñito.

Fijé mi hermosa mirada en el mocoso.

-¿…Perdón?

Pero sin contestarme nada, pasó de largo de mí con una gran sonrisa.

-Vamos señor panadero ¡el barco espera!-dijo con su lógica aplastante.

-Me llamo Arch…niñito- me presenté sexymente...

...

...

(... Esperen...)

...

Al parecer aún no se enteraba de nada, pero no era mala idea… De todas formas me faltaba personal que limpiase el barco. Además, el ambiente grato que crea la simple presencia de este chico me sería útil para robar más pan…

“Uhmm… Buen razonamiento Arch”- pensé orgulloso de mí mismo-“¡Lo hiciste otra vez!” Aunque…

-¿Me van a pagar o qué?- Tuvo que hacer esa maldita pregunta el enfurecido panadero.

-¿Pagar?-preguntaba el chico como si le hubieran hablado de…¡Bah! De algo muy raro. DEFINITIVAMENTE no se enteraba de nada.

-¡¡¡¡¡¡CAPITÁN AAAAAAAAAAAAAARCH!!!!!!-chillaron desde fuera.

-¿¡Taylor!? (¿¡Qué habrá hecho este idiota ahora!?)

-RÁPIDO CAPITÁN, ¡¡¡SE ACERCAN LOS GUARDIAS!!!- anunció.

-¿¡Guardias!? –gritó Pat, sobresaltado de repente.

“¿Eh? ¿Acaso por fin reaccionó este mocoso…?” Fuera como fuera, ¡era hora de huir! Pero no podía dejar ningún testigo.

-Hey, panadero. –Apunté a su cuello con mi hermoso y erótico sable.

El noble anciano temblaba con miedo.

-Vendrás con nosotros.

-¿Eh…?-preguntó desorientado.

-Rápido hombre, ¡¡¡¡¡que ya es hora de comer!!!!! –expliqué ansioso.

Así que todos salimos corriendo de la panadería como si nos hubieran metido una barra de pan caliente por… por donde se pueda meter.

Exhaustos llegamos al maldito puerto, donde acabé muerto. Mis hermosas piernas ya no daban más y claro, el panadero…atado de las manos no hacia más que reclamar. Además… Pat no hacía nada más que saltar de alegría y eso que aun ni se percataba la clase de persona que… soy.

-¡¡¡ Daaaaaaaaaaaaaaah, estoy cansadooooooo por la mierda!!! ¿¿¿¿¿¿¡QUIÉN es el desgraciado que siempre deja el barco tan lejos de las panaderías!???????-quise saber.

- Usted, mi señor-me recordó Taylor.

-Gracias~

-¿Y por qué debo venir yo con ustedes!? –habló el panadero.

-Porque… sí-seguro que ahora lo entendía-. Bwhuauhauha- reí con un maléfico deje.

- Arch…-me cortó el niño de la bocaza en mitad de mi sexy carcajada.

- Dime, pequeñajo.

-Nos íbamos a llevar el pan para repartirlo. Es tu trabajo, ¿no?- preguntó mirándome raro.

-Así es, ¿por?- inquirí extrañado.

-¿Y dónde está?-preguntó con el mismo tono.

- … … … … (Qué bien…)


Desganado, continué nuestra caminata…al darme cuenta que los guardias nunca nos habían seguido y sobretodo porque todo mi hermoso pan había quedado en la panadería, pero bueno…no tenia fuerzas en mis hermosas piernas para volver ahí. Además el estúpido panadero haría un escándalo para inculparnos…maldito desgraciado.

“¡¡¡Mi hermoso pan…!!! …No quiero comer de nuevo gaviotas con mermelada...Ewww.”

En fin, todo lo que restaba de camino no fui más que refunfuñando.

-Mi Capitán…-me llamó Taylor.

-¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿QUÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ??????????????????????

Lo escuché tragar saliva.

-L-llegamos señor-anunció con voz entrecortada.

-¿ Ah? … Ahh…¡¡¡Ahh!!!... Mi hermoso barquito lindo precioso bello querido…y sensual-enumeré embobado al pensar el mi sexy navío.

- ¿Llamas a ese caparazón vacío de tortuga un “barco”?-preguntó el estúpido viejo que no entendía de belleza.

-Cáshate vil panadero, desde ahora iras con nosotros-le recordé.

-¡¡¡Voy a ser un panadero mercanteeeeee!!!-exclamó eufórico el pequeño rubio.

- (… ¿Aún no se da cuenta de nada…?) Ehmm… sí, claro... Petronila- asentí con tono condescendiente.

-Es Patrick- me recordó sonriendo “muy felizmente”.

-Claro, Patricio- le dije hablándole como el pobre niño pequeño que era frotándole la cabeza- Bienvenidos… ¡Al Dolce Vita!

- Malo para vestirse, malo como pirata y sobre todo malo nombrando cosas- refunfuñó el viejo protestón.

- Hey vegete, no haces más que quejarte. Debes estar feliz, eres uno de los pocos privilegiados en pisar el hermoso y sensual Dolce Vita- informé con orgullo.

- Qué feliz me siento de pisar el barco de un graaaaaaaaaaaaaaaaaan personaje, un tan afamado pirata que va a robar y olvida el motín- continuó el viejo quejica, de forma que sino fuera porque todo lo que decía lo encontraba verdadero, pensaría que estaba usando el sarcasmo.

-¿P-pi...rata?-preguntó Pat, dudoso.

-(Vaya vaya, por fin creo que se habrá dado cuenta) Eh pequeñajo, ¿algún problema?- quise saber.

- N-no… no puedo creerlo…

-Vaya Capitán, veo que ha asustado al niñato este- se burló mi compañero.

-Bwuashashashash. Gracias Taylor~... ¿Ves, vejete? Este pequeñajo sí sabe que hay que tenerle respeto al Gran Arch~-algo me frenó mi hermoso discurso-¿… Eh?

Y, sin darme cuenta, tenía un parásito pegado a mí, abrazándome con una gran sonrisa de… idiota.

-¿¡ Qué rayos pasa ahora contigo, Patricio!?¿¿¿¿¡¡ P-p-por qué ASDF me… ABRAZAS ASI!!???? … Miedo- dije totalmente atemorizado, al borde del llanto.

Patrick sólo se quedó sonriéndome de una manera felizmente tenebrosa.

-¡Ho, ho, hooo con la botella de roooooon!- cantó mirándome con cara de querer que le volviera a acariciar la cabeza- ¿¿Lo he hecho bien?? ¡¡Voy a ser un pirataaaa!!-siguió hablando sin dejarme responderle, y seguramente sin dejarse respirar él mismo- ¡Voy a ser un pirata Arch, voy a ser un pirataaa!-me miró con ojos brillantes- Y…-no cambió la expresión de su cara- de verdad necesitas esa ducha.

-¡¡…!! ¡¡¡¡É-ése no es problema tuyo desgraciado!!!!-lo aparté de mí, aunque me había cogido con más fuerza de lo que pensaba que tendría.

-Mira qué sucio eres, hasta tienes una garrapata en la cabeza- ¿Es que este viejo no sabía nada más que protestar?

-¿Eh? … Ahh… Rich, es mi perro- le hice saber.

-Malo para vestirse, malo como pirata, malo nombrando cosas y… eso es un erizo- tenía miedo de que la lista del viejo panadero siguiera creciendo hasta estarse horas hablando. Había crecido mucho en muy poco tiempo.

-Es un perro, me lo dio mi mami- dije dignamente.

- Como quieras… -dijo con un suspiro.

- ¿¿Es un auténtico erizo-perro-pirata de verdad??-preguntó mirándolo con admiración- ¡Si incluso tiene su propio parchecito en el ojo!- alargó el brazo hacia él y se puso a intentar tocarlo, con su vil e idiota sonrisa.

-Taylor…-llamé a mi camarada.

-Dígame Capitán.

-Recuérdame lo del suicido, por favor-le pedí.

-Lo tendré en cuenta, mi señor-aseguró calmado.

- Bwhuauhahuahu, bueno queridos esclav… nuevos tripulantes, es hora de partir~~ -informé.

-¿Esa cosa flota?-preguntó, como no, el pesado viejo panadero.

-¡Hey! ¿¡Vienes a hacer pan o a criticar todo lo mío!?-pregunté ya cansado. ¿¿Es que de verdad no se daba cuenta de lo sexy y hermoso que era mi amado barco??

-Ohhh siii… Si me ibas a “robar a mí” también, hubiera agradecido que ROBARAS mis herramientas, porque no creo que te guste comer el pan de agua de mar~~

-Uhh, pan de agua de mar, no he probado eso –sólo de imaginármelo empecé a babear- creo que seras muy bienvenido con nosotros, panadero.

- Qué idiota…-fue la única respuesta de él.

- ¿Perdón?

-Ehhh… que encantado a ir contigo… viendo el lado bueno de esto, estaba aburrido de atender esa mugrosa panadería.

-Más respeto con el pan, sucio panadero-le amenacé con indignación. Con el pan NADIE se metía.

- Bake Berry.

- Tú lo serás-previne por si me estaba insultando.

- De hecho, es mi nombre-aclaró.

- Lo siento, asdf digo, ehm… Soy el sensual Arch O’Riordan, de sensual cabello, mi trasero es sensual, con un sensual barco y… ¿¿Dónde esta mi sensual perro?? …-pregunté dándome cuenta que lo había perdido de vista.

- No sabia que las personas con tal barriga como la tuya eran sensuales, pero bueno- ya había tardado demasiado en decir algo feo el viejo con nombre de insulto.

Y ahí encontré que el vil pequeñajo aún se divertía tocando a Rich.

- Eh, Pedro, nos vamos- le dije al mocoso.

-¡Síí! ¡Vámonos! –saltó de alegría, con mi sensual perro aún en sus manos- Y es Patrick- dijo sin dejar de saltar.

- Claro claro… ~
~
~
-Muy bien señores~ Al Dolce Vita~~

- ¿Y dónde iremos?-habló Pat, dejando lo de los saltos al menos.

- Ah, cállese Patricio.

- Patrick…

I AM GRUMPY.
4:48

martes, 27 de abril de 2010

♥ Dolce Vita: La Amatista Tostada

No, hoy no voy a hablar de mí, ni creo que lo haga más. He decidido dejar el contar algo sobre mí ya sea en persona, mi método favorito, o si por algún motivo ajeno a mí sólo puede ser a través de la red, hacerlo directamente con esa persona. Nada de terceras personas, comentarios de "algo que se ha leído" ni historias. Paso de todo eso :) las cosas claras y directas XD

Por eso, a partir de ahora, aquí voy a ir colgando una historia conjunta que tengo con con alguien, quiero empezar a promocionarla, la verdad es que apenas llevamos en sí escrito (que no lo mismo de proyecto, tenemos muchas cosas en mente) y yo misma estoy prendada de la forma que está tomando.

Si alguien lo lee, ojalá le guste =) se trata de una...comedia, con toques shonen ai *-*

Capítulo 1.


Las trompetas que anunciaban el comienzo del esperadísimo evento real resonaron por toda la ciudad. Las calles llenas de adornos, brillantes por el resplandeciente sol de mediodía, se encontraban sin embargo vacías, a excepción de un par de rateros que aprovechaban la ocasión para proveerse de dinero y bienes para una larga temporada de las casas que unos pocos despistados habían olvidado cerrar debido a sus nervios.

En el castillo de aquel pequeño reino las cosas eran muy diferentes.

Con esfuerzo ese día habría cabido una aguja en la plaza que se encontraba tras las murallas que daban al edificio real, una muchedumbre emocionada y expectante se concentraba allí. Murmullos y risas apagadas por el nerviosismo se escuchaban por cada rincón y la guardia real no descansaba ni un segundo, la seguridad era algo primordial ese día; había mucho en juego.

Por fin, cuando el sonido cesó, unas figuras se asomaron por el balcón del castillo: se trataban del rey Charles Fletcher, hombre admirado y respetado por todos sus súbditos a lo largo de su mandato, y su hermosa esposa, la reina Kathleen, una mujer tierna y bondadosa siempre ocupada con intentar mejorar las condiciones de los ciudadanos y campesinos.

Una larga ovación de aplausos silenció todas las voces, silenció incluso las campanas que en ese momento marcaban las doce del mediodía. Era un día de celebración y alegría que se daba tan solo una vez cada varios años. El motivo: lo que su bella reina llevaba en su brazo derecho, el príncipe, el futuro heredero al trono, Patrick, un lactante de tan solo un mes de edad, un bebé…que en ese momento estaba llorando, seguramente asustado por el ruido del gentío. Su madre, preocupada por él, empezó a mover el abanico que usaba a modo de parasol en su rostro para calmarlo.

Cuando, tras varios minutos, el estruendo se fue reduciendo hasta finalizar poco a poco, por fin su soberano pudo comenzar a hablar.

-Amado reino – las últimas voces callaron en ese instante - y, por supuesto, mi queridísima esposa- ésta inclinó ligeramente sus piernas a modo de reverencia-, hoy es un día de dicha el que nos reúne aquí, un día en que la fiesta y la celebración deben ser los principales patrones de la ciudad, ¡en el día de hoy la palabra tristeza ya no existe!- varios gritos de alegría obligaron a Charles a pausar su monólogo- Hoy- prosiguió, con el pecho hinchado de puro orgullo- en los brazos de mi preciosa Kathleen, está el futuro de nuestro reino, ¡vuestro príncipe Patrick Fletcher! ¡¡Dadle la bienvenida que se merece!!

El movimiento de abanico de la reina aumentó de velocidad, tratando en balde de serenar al rubio infante; a los aplausos de antes se le habían sumado un sinfín de gritos, silbidos, y coros pronunciado el nombre del niño

El acto que se iba a dar a continuación era algo muy esperado también, sólo las personas de más edad podían afirmar haberlo visto antes: generación tras generación, los Fletcher traspasaban la joya familiar a su hijo progenitor, el que heredaría el trono. Una joya que, quizás por su curiosa forma, o por el hecho de que el rey siempre la tuviera oculta entre sus ropas, suscitaba a muchos rumores y habladurías. Algunos incluso le proporcionaban poderes.

Aún entre gritos de alegría, Sir Charles Fletcher sacó de entre sus ropajes para mostrar al público durante un par de segundos una curiosa joya de color morado con forma de… pan tostado. Pareciera incluso que simbolizaba una tostada con mermelada de mora. La leyenda se confirmaba…la Amatista Tostada era real. Durante unos segundos incluso el ruido amainó, todos los ojos quedaron prendados, curiosos de ver aquello. Algunos simplemente tuvieron que callar para poder reprimir las risas.

-Y ahora, amada mía, es tu turno- con una suave sonrisa, dejó que el valioso colgante se posara en la mano izquierda de Kathleen, cogiendo en su lugar el abanico que ella sostenía.

Una grave risa, casi de maniático, se escuchó a continuación.

-Claro querido- la grave e irritante voz que pronunció aquello fue reconocida por todos, se trataba del conocidísimo pirata Hendrick O’Riordan, ladrón y estafador por tierra y mar cuya mayor obsesión, achacada por todos por un grave trastorno en su cabeza, era el pan- y tú sujétame a Simba- con un rápido movimiento de brazos pasó el bebé, aun sumido en el llanto, a los brazos de su padre.

-¿¿Simba?? ¡Su nombre es Patrick!- reclamó el pobre hombre, confuso, sin entender aún bien la situación actual- …¡¡¡Guardias!!!

Ya era demasiado tarde, Hendrick, a pesar de su atuendo, un pesado vestido de estilo recargado, con su corsé correspondiente, parecía no perder la agilidad, se movía a la perfección, y no le costó más que unos pocos segundos aferrar una cuerda con un arpón atado a ella a una de las gárgolas que decoraban la fachada, elevándose por los aires y escapándose de sus capturadotes con suma facilidad.

Su enfermiza risa seguía resonando mientras se alejaba por los tejados, cada vez más distante.

-¡¡¡La Amatista Tostada!!! ¡¡¡Por fin es míaaaaaaaaaaa…!!!-su voz se hizo ya imperceptible, seguramente por la distancia.




Más tarde encontraron a la verdadera reina totalmente desnuda, al parecer le había robado hasta sus prendas íntimas, atada en la cama de su dormitorio.







[…]


Esa mañana me desperté mucho más temprano que lo normal, ¡no recordaba cuando había sido la última vez desde que me había despertado por mí mismo en lugar de con “ayuda” de las sirvientas! Y…aunque sabía que ya no iba a poder dormir; estaba totalmente despejado por los nervios, ese día, especialmente ese día, yo no quería salir de la cama.

Y eso es lo que intenté, no salir. Primero, por si acaso, revisé que mi plan de emergencia aun seguía tal y como lo dejé la noche anterior, y tras confirmarlo, me volví a acostar. Las siguientes dos horas me quedé allí, volteándome a ratos, cantando mentalmente algunas de las últimas canciones que había escuchado por la ciudad, hasta que las sirvientas vinieron a por mí, momento en el que cerré los ojos y me quise hacer el dormido. Sus dos minutos habituales de tener paciencia conmigo se agotaron y empezaron a estirar de las sábanas, pero yo no me rendí tan pronto, sólo una larga batalla en la que dos de ellas me estiraban por los pies mientras yo me cogía el cabezal de la cama me hizo salir a la fuerza. ¡Dos contra uno! ¡Qué injusto!

Después de atravesarles un par de veces con la mirada, fui al baño con lentitud, y, con la misma parsimonia me di mi baño diario…

Había intentado alargar el momento previo del acontecimiento que estaba por llegar hasta el máximo, pero, para disgusto mío, el tiempo no se detuvo, ni nada ocurrió fuera de lo normal que me impidiera bajar a desayunar.

Casi apunto de llegar al comedor, me topé con las dos chicas que me habían despertado, y como cada mañana, ahora hacían una pequeña reverencia al pasar por su lado.

-Buenos días, príncipe Patrick- dijeron al unísono mostrándome una enorme sonrisa.

“Ya podíais respetarme y tener tanta educación a la hora de levantarme y no ahora, idiotas…” pensé enfurruñado, sin molestarme en fingir un poco de alegría

Más saludos de buenos días, más efusivos aún que el de las dos empleadas, vinieron al pasar la puerta, esta vez de Padre y Madre, a quienes yo había estado intentando evitar por encima de cualquier cosa. Madre incluso me abrazó, y mi hermana acto seguido la imitó. ¡Cuánta exageración!

-Buenos días…-dije en toda respuesta en tono bajo.

Padre soltó una larga carcajada, observándome, y de manera paternalista, puso su mano en mi hombro.

-¿Nervioso por la conversación de la que te hablamos tu madre y yo ayer?-preguntó, dándole en el clavo, más o menos… No estaba nervioso, estaba aterrado- No tienes de qué preocuparte, hijo, no es nada malo. Ya lo verás – ensanchó su sonrisa para darme más confianza-. Cualquiera diría que has hecho algo malo y esperas tu castigo por haber sido descubierto- bromeó Padre aun sin dejar de sonreír. Por supuesto, ése no era el caso, sabía de sobras que se trataba de una broma y que su única finalidad era intentar relajarme, pero yo no me sentí ni un poquito mejor

Mi hermana Elizabeth, no tengo intención de averiguar como se enteró, había venido a visitarme la tarde anterior mientras yo descansaba un momento tras las lecciones de ese día de batallar con espada. Yo estaba tumbado en el mullido césped del jardín cuando se acercó para soltarme “¡La magnífica noticia!”:


-¡Hermanito hermoso!- su rostro era la viva imagen de la felicidad- Sé una cosita sobre ti que tú no- anunció con una cantinela.

Me picó la curiosidad y me acerqué más a ella, mirándola fijamente, de una forma que yo pretendía que fuera intimidatoria, para sacárselo rápido.

-Pero seguro que en un minuto yo también lo sabré- dije con la misma melodía que su cancioncilla.

-¡Me tendrás que dar algo en compensación! Y que sea bueno, ¡es una magnífica noticia! -respondió riendo, alejándose unos pasos de mí para preveer un posible ataque mío.

-Interesada asquerosa…-bromeé contemplándola con fingido enfado. Me saqué un trocito de bizcocho del bolsillo (siempre que podía cogía de los postres que nos preparaban y me lo metía en los bolsillos para poder comérmelo más tarde sin tener que pedir permiso)- Toma.

Cogió mi trocito de pastel emitiendo un sonido como si lo que tuviera delante fuera un gatito pequeñito en lugar de su hermano mayor; se le notaba que se estaba reprimiendo la risa.

-¡Gracias mi hermanito lindo!-exclamó.

-¡De nada!-¡Como si hubiera tenido otra opción!- ¡Pero ahora te toca a ti, o te lo quito!-amenacé con una sonrisa.

De pronto se quedó parada, con expresión pensativa, y empezó a mirarme de arriba abajo.

-Mmm, ¿sabes? En realidad no te consigo imaginar así, va a ser muy interesante verte en ese papel- comentó con algo que casi pude identificar como burla.

Sólo recibió una mirada asesina de mi parte. Se estaba burlando de mí, ¡y no sabía de qué!

-¡No me mires así!- se acercó a darme un abrazo, reprimiéndose una carcajada- ¡Si tú sabes que te amo, hermano bonito! Me va a dar pena que otra mujer vaya a ser cariñosa contigo…-dijo con tono casual, pero mirándome fijamente, de una forma que parecía esperar…algo.
Lo entendí perfectamente a la primera.

-Yo…no me quiero casar- repliqué con una súbita tristeza. Estaba esperando que ese día llegara, ya tenía diecisiete años, sabía que príncipes mucho más jóvenes que yo ya habían contraído matrimonio, sin embargo…

Elizabeth se me quedó mirando unos segundos más, en silencio. Luego sólo asintió con la cabeza.

-Eso mismo pensaba- murmuró de forma enigmática, separándose de mí-. Nuestros padres hablarán contigo sobre esto pronto, ve practicando como sonreír para cuando llegue el momento.

Y sin decir o hacer nada más, se alejó de forma silenciosa, algo poco habitual en ella.

Esa misma noche, durante la cena, como ella había predicho, Padre me anunció una importante conversación para el día de hoy.


Ya había puesto en marcha algo, como ella a su modo me había aconsejado, pero era algo totalmente distinto a lo que ella esperaba.

-Bueno, dejemos que a Patrick se le vayan primero las legañas y luego hablamos con tranquilidad- sugirió Madre. Le di las gracias con la mirada.

A menudo me sentía orgulloso de parecerme tanto a ella físicamente. Adoraba a Madre. Incluso me había dejado el cabello casi tan largo como ella, aunque lo llevara recogido, por un intento de asemejarme más . Su larguísima melena rubia sabía que era envidiado por muchas, se lo había escuchado alguna vez a las criadas cuando hablaban entre ellas.

Nadie comentó nada especial durante la comida, y eso me alivió. Observé un par de veces los rostros del servicio que nos iba trayendo el desayuno, y si era notable su nerviosismo, pero ninguno habló, seguramente por miedo. ¡Algo que iba a salir bien al menos!

Cuando se llevaron el último de los alimentos a la cocina, estuve tentado de hacerme pasar por uno de los empleados a mí también e ir con ellos, durante un segundo, ni siquiera lo pensé como algo absurdo. ¡Igual funcionaba!

Lástima que mis delirios no se cumplieran en la realidad.

-Bueno, Paddy- Me daba mucha vergüenza que me siguieran llamando así a mi edad, me hubiera quejado sino fuera porque…estaba temblando- hemos alargado este momento más de lo debido- prosiguió Padre, con expresión afable- porque, vaya, ¡Aun pareces un niño!- Madre y él rieron unos segundos- Cualquiera diría que tienes más de quince años en realidad, y sin embargo, nuestro chico se hace hombre este año…-pausó sus palabras un momento para observarme, con algo que identifiqué como…¿duda?- Hijo, amado hijo…-su tono iba perdiendo seguridad a medida que continuaba hablando. Algo pasaba- y como bien sabrás, todo buen hombre, sobretodo tú, el futuro heredero al trono, debe tener… una buena mujer a su lado- su tono significativo me explicó todo en unos segundos. Bien, eso me facilitaría las cosas, o eso quería creer.

-Padre, yo…- comencé a decir.

-Antes de que sigas hablando- me cortó de forma brusca- No hay nada que puedas hacer. La boda ya está planeada. La princesa Clarissa, la joven hija de los Taner, nos honrará con su visita la semana que viene para poder conoceros e intimar cuanto sea necesario con antelación a la boda, cuya celebración tendrá lugar el mes que viene- anunció todo aquello de una manera muy dura, me costaba reconocer el carácter amable y relajado de mi padre.

¡Pues menos mal que no me iba a hablar de nada malo! Fruncí el ceño y me crucé de brazos. Si Padre se comportaba de esta forma nada más comenzar y sin dejarme hablar, ya sabía donde iba a acabar el asunto. Había esperado un poco más de comprensión por su parte.

-No me voy a casar con ella- dije malhumorado, mirando a un lado.

-Paddy…-debió darse cuenta de cómo me había estado hablando, porque su voz sonaba repentinamente suave- es una mujer muy guapa, y tiene un año menos que tú, está en una edad perfecta. Se rumorea también que es alguien de gran cultura y frecuenta a menudo el buen hábito de la lectura. Será una gran esposa- intentó, en vano, alentarme.

-Pero yo…-miré suplicante a ambos.

-Hijo- en esta ocasión la que hablaba era Madre. Para mi sorpresa, estaba casi al borde del llanto-. Sólo finge que la amas, no será tan difícil. Por favor…yo te quiero vivo…

-Si declaras abiertamente tus motivos para no querer casarte con Clarissa, sabes cual es el destino que te depara. Son las leyes de este reino, basado en la santa religión del Cristianismo- atajó Padre.

-… Lo pensaré- fue todo lo que pude decir. No podía seguir viendo llorar a Madre.

-No tienes mucho que pensar, sabes cuales son tus opciones- contestó fríamente Padre, levantándose de su silla- Tienes hasta la hora del almuerzo- salió del comedor con fuertes pasos.

Madre le siguió unos pocos segundos después, contemplándome con tristeza antes de pasar el umbral de la puerta.

-Mira que te advertí que practicaras la sonrisa, estúpido- protestó mi hermana al pasar por detrás de mí para repetir el camino que nuestros padres habían tomado.

Dejé pasar cinco minutos antes de levantarme yo también. Sabía lo que tenía que hacer. Sólo necesitaba unos minutos para relajarme y pensar bien antes de ponerme en marcha. No podía dejar que los sentimientos me dominaran en ese momento, sabía cual sería mi futuro sino me movía rápido.

Tenía bien escondido, por si todo fallaba, en mi baúl de juguetes viejos una larga cadena de servilletas que me había dedicado a atar con fuertes nudos entre ellas la pasada noche. Había cogido a hurtadillas las servilletas que se empleaba en ocasiones especiales y festivos en el castillo, para que no se notara hoy su ausencia, y así poder escapar por la ventana si no tenía otra opción. Si hubiera usado las toallas o las sábanas hubiera sido mucho más fácil de destaparse mi plan. Agradecí interiormente otra vez que los sirvientes tuvieran tanto miedo a cualquier represalia y no abrieran la boca al descubrir su pérdida.

Quería llorar, pero no era el momento para poder hacerlo, así que, conteniéndome las ganas y concienciándome de lo que iba a hacer a continuación, me levanté de mi silla, salí del comedor animadamente, saludando a cada empleado de servicio con el que me cruzaba, y me dirigí a la salida del castillo.

Los guardias hicieron una pequeña reverencia, pero no dijeron nada. Primera barrera superada.

Seguí como si nada, atravesando la plaza, dando algún que otro brinco como hacía de normal cuando salía en los días soleados, y canturreando algo improvisado, llegué a las puertas que daban a la muralla del castillo.

Los dos hombres que custodiaban la puerta se irguieron y me dieron sus buenos días al unísono.

-¡Buenos días!-saludé felizmente-Voy a aprovisionarme con algunos dulces, que la nueva cocinera los hace muy secos- reí unos segundos y los miré con complicidad- Será rápido…-dije a modo de ruego.

Uno de ellos me siguió en las risas.

-Adelante, su pequeña Majestad. Pero sea rápido, ya sabe, como siempre- dijo Frederick, el más simpático de los dos.

-¡Le traeré algo a usted también!- exclamé con una alegre carcajada mientras atravesaba la puerta.

Tanto rato atando servilletas para nada. Había estado casi seguro de que no iba a funcionar, ya que la cocinera que teníamos empleada ahora llevaba sirviéndonos ya diez años. Además, era la segunda vez en mi vida que había salido del castillo yo solo, y no había podido aguantarme la risa con eso de “Como siempre”. Qué hombre más divertido.

En cuanto los perdí de vista, eché a correr. Corrí como nunca antes lo había hecho, tan deprisa, que incluso me imaginé no siendo capaz de frenar a tiempo en alguna curva y estampándome contra alguna casa. Tuve suerte de que no me pasara al final, me llegué a quedar a unos escasos centímetros de una gruesa pared.

Tenía muy claro donde debía ir, y nadie ahora que había dejado atrás el castillo, me lo iba a impedir, aunque unos cuantos se me intentaron acercar, curiosos, porque al parecer me habían reconocido. ¿Por qué les asombraba tanto ver a un príncipe correr por la calle? ¡Como si nosotros no supiéramos hacerlo! ¡Correr era algo muy fácil, sólo había que caminar muy deprisa!

Tras una carrera llena de obstáculos (¡Muchísimos obstáculos, en su mayoría en forma de brazos y manos que querían tocarme y abrazarme!), por fin llegué al puerto.

Me alejé inmediatamente de la zona donde estaban anclados los navíos de la Armada. Si alguno de ellos me reconocía, estaba perdido.

De los restantes, sólo me quedaba mirar cual estaba apunto de zarpar y subirme, no tenía ninguna complicación. ¡Ya estaba todo lo más difícil hecho! Me sentí orgulloso de mí mismo, y caminando bien erguido e hinchando el pecho, me puse a inspeccionar los barcos.

De pronto, un agradable olor llegó a mi nariz. Mi estómago también pareció olerlo, porque sonó a modo de protesta. Los nervios de la mañana me habían impedido probar bocado en el desayuno.

Mi nariz rastreó la procedencia del rico aroma, hasta dar con una panadería que había a unos escasos metros de mí. Pan recién hecho… ¡Cuánto me apetecía! Calentito y recién salido del horno…

Se me hizo la boca agua cuando me acerqué a coger una barra. Le di un mordisco para saborearla. Estaba aun mejor de lo que pensaba. Su miga estaba tan jugosa…

Fui a darle las gracias por educación al panadero con una sonrisa, pero me encontré con una escena bastante extraña. Por alguna razón desconocida ¡el hombre me estaba mirando con furia!

-Señor, su…-empecé a decirle en agradecimiento por si acaso esperaba una mala crítica y por eso se había enfadado.

-¡Pequeño granuja!- empezó a chillarme con ira. Yo no entendía nada- ¿Qué te crees que estás haciendo? ¡Paga ahora…!

Un sable apareció a poca distancia del exaltado sujeto, callándolo inmediatamente.

-¡Arriba las manos!- exclamó alguien.

Se me cayó el pan al suelo del susto. Me quedé petrificado en el lugar contemplando la escena. ¿Qué iba a hacer con esa espada? Esto no parecía ser una clase como las que yo recibía…
Quien había dicho eso resultó ser alguien que tapaba todo el buen olor del recinto, ya ni me podía consolar con la atrayente fragancia del pan. Una larga melena oscura asomaba por encima de un abrigo marrón, o de un color parecido, no sabía cual sería en realidad, pues parecía no haberse lavado en años. Era una chica sucia y rara, porque en lugar de llevar el pañuelo en el cuello, lo llevaba atado al brazo. Su sombrero era gracioso, y sino fuera por su completa falta de limpieza, posiblemente me parecería bonito. Incluso llevaba la camisa por fuera del pantalón y el cinturón puesto de cualquier forma… definitivamente, no era una mujer a la que le gustara arreglarse.

Aunque no me veía con fuerzas para caminar, pude mover un brazo y taparme la nariz.

__________________________________________________

Fin del capítulo uno. La historia va para largo XD normalmente escribimos un capítulo yo y otro la otra persona, así que el siguiente lo pondré en no mucho, pero no lo escribí yo u.u

Etiquetas:

I AM GRUMPY.
16:47

martes, 15 de septiembre de 2009

♥ Paso a paso

Bien, me ha costado mucho más de lo que yo quería, no conseguí cumplir la fecha deseada, pero al fin, gracias a algo de ayuda, lo he conseguido, estoy volviendo a ser la que era. Gracias a los que no han dado de lado, y...aun me falta alguien, pero espero poder hablar con Merche pronto también, contigo también quiero tener la oportunidad de hablar y explicarme, me muero de ganas de verte.

Gracias por hacerme volver a confiar poco a poco en todo esto =) Gracias...

Por lo demás poco qué decir, me esperan unas horas de limpieza y orden general por mi habitación, que estaba y está tan desastrada como lo ha estado mi cabeza hasta hace muy poco ¡Deseadme suerte! La necesitaré...XD


...




El otro "caos" que me queda en la cabeza no creo que desaparezca, y ni siquiera sé si quiero que sea así. Como bien lo describe Megadeath...:

"In a dream I cannot see
Tangled abstract fallacy
Random turmoil builds in me
I'm addicted to chaos"


De las adicciones es difícil salir D: ¡Maldito!
Aun así, esta clase de desastre en el fondo es más fácil de llevar...

Etiquetas:

I AM GRUMPY.
16:54

martes, 28 de julio de 2009

♥ Agosto: Mi retorno

Ya está, lo he decidido, 1 de agosto, esa será la fecha. No sé bien como se escoge el momento en el que toda tu vida pegue un cambio de 180º, así que este será mi método, cojo ese día y me obligaré a que así sea, ya lo he hecho alguna vez con un par de cosas anteriormente y me funcionó, esta vez con algo de empeño creo que lo volveré a lograr. ¡Orden en mi vida! Lo necesito...

Si aun consigo mantener a las personas que hasta ahora parece (no lo he hecho realmente) he estado..."evitando", haréis que vuelva a confiar en la amistad como antes =)En realidad nunca he querido perderos...

En este tiempo hay algo que me ha hecho cambiar, pero...no con vosotras =) Mi cambio solo yo lo conoceré de hecho, solo, no me preguntéis mucho al respecto, no creo que vaya a contestar.

A veces hay motivos mayores que te hacen comportarte de una forma que ni tú conocías de ti mism@, eso lo he aprendido con creces, sin embargo, no puedo jurar que de manera definitiva, aunque me gustaría, pero para una temporada...muy muy larga, no sé si volverá a repetirse alguna vez en mi vida (no con esta magnitud), estoy curada de ello, esto no pasará más, no volveré a haceros esto...Las disculpas ya las daré cara a cara, aquí solo estoy tratando de exponer cosas que seguramente prefiera evitar hablar en persona (uno de mis motivos de lo que ha pasado, la otra es más fácil, esa si la podré contar y lo haré de hecho), pero pedir perdón como toca es algo que no puedo dejar simplemente para algo escrito en un blog de internet.

(Y encima podré hablar cara a cara también esto con mi otra buena amiga extremeña =) Wiii, lo estoy deseando...)

Estamos a 28 de julio...Falta poco...
Estos días...Estaré ocupada con mi mente.
Debo pensar en tan poco tiempo tantas cosas...



...

Wake up (wake up)
Grab a brush and put a little makeup
Hide the scars to fade away the shake up
(Hide the scars to fade away the shake )[...]

Etiquetas:

I AM GRUMPY.
15:04

martes, 7 de julio de 2009

♥ Palabras que no escribiré...

Hula hulaa :3
¿Por qué estoy escribiendo si el título dice que no lo haría? Ahh -w- Yo soy así XD
Y ni siquiera tengo muy claro qué podría contar...mi vida cotidiana de un corto tiempo hacia atrás hasta ahora se está volviendo un pequeño caos general XD Y no sé ni por donde empezar a implantar orden...Algún día me ocuparé de ello, no muy lejano, lo prometo u.u Dadme solo algo de tiempo para que al menos algo se estabilice =)

Por lo demás... No tengo nada que escribir. Quizás algún día...

Etiquetas:

I AM GRUMPY.
1:34

miércoles, 10 de junio de 2009

♥ Después de años...(y lo que tardaré en volver a escribir)

Sé que hace mucho tiempo que no he actualizado esto, no sé si por pereza, por tener poca cosa que querer contar, por mis desapariciones de internet...En fin, lo siento, pero como esto es mi blog, pues también,puedo actualizar cuando quiera...¿no? xP

Pero hoy...no podía más, necesito explotar por alguna parte, esta actualización va a ser un poco emo, pero bueno, así no obligo a nadie a tener que leer todo esto, quien quiera lo lee, quien no...pues nada XD

...No estoy ni siquiera inspirada en ponerlo con palabras que queden de persona culta ni nada de eso, no tengo ni ganas de intentarlo tampoco, solo... quiero ver si escribiéndolo me entra un poco más en la cabeza, porque no le veo ninguna lógica por más que le de vueltas a la cabeza...

...¿Cuando una amistad de más de 10 años se pierde? ¿En qué momento dejas de confiar o tener en cuenta a esa persona que ha intentado estar para ti siempre que ha podido durante tantísimo tiempo? ¿Qué puede suceder exactamente para que eso ocurra? Y llegado el caso de que sea así... ¿No crees que esa persona merece al menos una explicación? ¿Unas palabras donde le dejes claro que "ya no sois buenas amigas", o algo por el estilo? Algo que haga que esa persona, que como no sabe nada, sigue preocupándose por ti, quiere seguir contándote sus cosas, sigues importándole, sepa que eso ya no debe ser así, que debe olvidarte, no intentar quedar contigo, no deba pensar en ti al pensar en sus planes, no quiera compartir sus momentos contigo, que cada uno debe seguir su vida...

Tras meses de sospecha por sus (claros según veo ahora) movimientos de ignorarme, algo incrédula por mi parte porque no entendía que estaba pasando, este sábado todo se vio claro para mí: la que yo aun queria considerar mi mejor amiga aun (no quiero saber exactamente cuando dejo de ser asi en realidad, hay veces que la ignorancia te hace un poco más feliz), pasaba de mí como si de una mierda se tratase. Peor que antiguas compañeras de clase, peor que conocidas, ya que no quiso ni dar un paso hacia mi, ni de dirigirme una mirada para decir un simple hola...

Para colmo, iba rodeada de un grupo de gente los cuales yo consideraba por mayoria amigos, y ni uno de ellos me dirigió la palabra tampoco, hoy se la razón de ellos, aunque no me convenza y no les quite el que lo que hicieran no fuera algo bueno, pero al menos conozco sus motivos, un punto a su favor, sin duda...Gracias por ser sincero conmigo en la conversación que hemos tenido =)

Una amistad, a mi parecer buena, perdida completamente, y sin saber qué ha pasado...Esto es totalmente absurdo. Al menos avísame de que me vas a quitar de todas las partes posibles para que no tenga manera de contactar contigo como me has hecho...Al menos..ten unas últimas palabras conmigo, no muerdo...De hecho te quería, y supongo que hasta dentro de un tiempo aun te quiero, y mucho...

Con cosas como estas algún día dejaré de confiar en la gente, si esto me ha pasado con la que yo consideraba mi amistas más estable y segura, ¿qué pasará con el resto en un futuro?...Bah, algún día mandaré todo a la mierda como ella ha hecho con nuestra amistad, solo que, al menos, quien haya leído esto, sabrá alguno de mis motivos, aunque solo sea uno, que ya es algo :)

Un saludo.

Etiquetas:

I AM GRUMPY.
23:15


♥ LaAmatistaTostada ;



      Anteriormente blog personal,
      este blog contiene en la actualidad
      la historia de la Amatista Tostada.

      PERSONAJES:
      ~Patrick Fletcher
      ~Elizabeth Fletcher
      ~Arch O'Riordan
      ~Anth O'Riordan
      ~Rich Clever
      Para más información, preguntad
      a alguno de sus dos creadores
      (También tenemos diseños de ellos)

♥ Thank you ;

♥ My Playlist ;




♥ My Tagbox ;



♥ Entradas anteriores ;